Tenerife, Islas Canarias

#tenerifelicidad

10.6.16


Creo firmemente en la capacidad de recargar pilas y coger energías simplemente cambiando el escenario y haciendo algo diferente. Sea cerca o lejos.  Por eso, siempre me gusta coger uno días de vacaciones antes de que llegue el verano.
Aprovechando el puente de San Isidro, decidimos coger una semana de vacaciones y elegimos como destino Tenerife. Después de nuestra (totalmente) pasada por agua experiencia del año pasado en Nantes, estabamos decididos a viajar a algún sitio en el que el tiempo fuese más agradable. Aunque al final los bañadores solo salieron un día de la maleta, fue un viaje increíble.

Tenerife es una isla impresionante. Aunque el Teide es el pico más alto, no me imaginaba la isla tan accidentada. Los paisajes son de película y algunos hasta parecen un croma.  Me refiero a lugares como la Punta del Teno, la playa del Bollullo o el Parque Nacional del Teide, donde parece que estás en otro planeta.  Siendo totalmente honesta, no esperaba que me impactara tanto.
Tenerife Playa de Bollullo - Tenerife Playa de Bollullo - Tenerife Punta del Teno - Tenerife

La parte más emocionante (y "dolorosa") del viaje fue subir hasta la última piedra del Teide. Mi baja forma física unida a mi melodramatismo, hizo que me pasara más de la mitad de la subida pensando que me iba a dar algo porque me faltaba el aire. Pero bueno, con mucha paciencia y haciendo alguna que otra parada técnica, conseguimos subir. Creo que es la mayor hazaña que he conseguido nunca y además, las vistas desde allí arriba son indescriptibles. En cuanto al Parque Nacional del Teide, creo que es lo más parecido a estar en Marte y me pareció lo más ver el Roque Cinchado que, por cierto, aparecía en los billetes de mil pesetas de antaño.


Parque Nacional del Teide - Tenerife Roque Cinchado Parque Nacional del Teide - Tenerife Parque Nacional del Teide - Tenerife Parque Nacional del Teide - Tenerife Parque Nacional del Teide - Tenerife

Me gustó mucho el valle de Anaga, tan verde y con esas carreteras tan sinuosas en las que solo cabe un coche en un solo sentido.
Tenerife - Valle de Anaga

Otro pueblito que me pareció de lo más pintoresco es Masca, en medio de las montañas, y verlo desde el mirador de la Cruz Hilda es una pasada.
Masca - Tenerife Masca - Tenerife Masca - Tenerife

La zona que me pareció más bonita es sin duda el norte. Entre los pueblos que visitamos me gustó especialmente Icod de los Vinos, donde se encuentra el famoso Drago Milenario. Aunque se puede ver desde fuera, merece la pena entrar al jardín botánico y acercarse a verlo de cerca.
De casualidad descubrimos que también había un mariposario. Ya habíamos estado en el de Viena el año pasado, pero este lo disfrutamos mucho más. Casi lloro de la emoción, había cientos de mariposas volando (vale, a lo mejor no tantas, pero eran muchísimas). Una de las responsables nos contó que duran entre una y tres semanas en estado de mariposa, aunque algunas migratorias podían durar hasta tres meses. Cuando salen de la crisálida, sus alas están húmedas, por lo que se quedan en estado de reposo durante horas hasta que se estiran y secan por completo. Después, ¡a volar!

Icod de los Vinos - Tenerife Icod de los Vinos - Tenerife Icod de los Vinos - Tenerife Icod de los Vinos - Tenerife Icod de los Vinos - Tenerife Icod de los Vinos - Tenerife

La Orotava es otro de los lugares que más me gustó, con ese rollo colonial tan bonito. Uno de sus lugares de interés es los Jardines Victoria que fueron diseñados inicialmente para albergar el panteón de Don Diego Ponte, que al ser masón no le daban permiso para ser enterrado en el cementerio local. Aunque al final se le dió permiso por lo que el monumento está vacío.

La Orotava, Jardines Victoria - Tenerife La Orotava, Jardines Victoria - Tenerife La Orotava - Tenerife La Orotava - Tenerife

Muy cerca de nuestro hotel en el Puerto de la Cruz, estaba el jardín de aclimatación de la Orotava. Tenía una variedad de plantas muy abundante y me pareció una auténtica pasada.

Jardín de Aclimatación de la Orotava - Tenerife Jardín de Aclimatación de la Orotava - Tenerife Jardín de Aclimatación de la Orotava - Tenerife
 
También pasamos unos días en el sur, aunque personalmente no me gustó tanto como el norte. Lo más destacable fue ir a los acantilados de los Gigantes y desde allí coger un barco para ir a ver las ballenas en libertad, una experiencia alucinante.

Tenerife - Puerto de los Gigantes Tenerife - Puerto de los Gigantes Tenerife - Puerto de los Gigantes

En cuanto a la comida, en Tenerife comimos fenomenal.

En Roque de las Bodegas tomamos pescado y papas arrugás con mojo en Bar Playa Casa África, un sitio de los de toda la vida, con mantel de papel y de decoración humilde, en el que se come de miedo.

Tenerife - Bar Playa Casa África Tenerife - Bar Playa Casa África

Para comer pescado me gustó especialmente Agua y Sal en Tajao. Fuimos hasta allí buscando el famoso arco que tantas veces había visto en instagram (que por cierto, está a las afueras del pueblo). El pueblo es muy pequeñito y no tiene mucho que ver, pero solo por el restaurante merece la pena.

Tenerife - Tajao Tenerife - Tajao Tenerife - Tajao Tenerife - Tajao

En Casa Pancho, en Puerto Santiago, comimos un arroz con marisco con el que aún sueño, sentados en su terraza ajardinada mientras mirabamos al mar. Sin duda un lugar que recomiendo al cien por cien y al que volveremos cuando viajemos a Tenerife de nuevo.

Puerto Santiago - Tenerife Puerto Santiago - Tenerife Puerto Santiago - Tenerife

También tomamos un café en el Café de París en Puerto de la Cruz, un lugar muy vintage, frecuentado por gente mayor y donde todas las tardes hay música en directo. Un lugar entrañable.

Puerto de la Cruz - Café de París Puerto de la Cruz - Café de París Puerto de la Cruz - Café de París Puerto de la Cruz - Café de París

Para movernos por la isla, alquilamos un coche que es la forma más práctica de acceder a todos los rincones. 


Tenerife

En definitiva, Tenerife es un lugar que merece muchísimo la pena. Después de más de seiscientos y pico kilómetros, pueblitos buenos, paisajes de película, muchas papas con mojo y paisajes de película el hashtag #tenerifelicidad cobra sentido y de repente, quieres volverte isleño. Yo ya quiero volver.

Por cierto, todas las fotos están hechas con mi Canon EOS M3, una compañera de viajes ideal.

2 comments:

  1. Tu viaje debió ser increíble! Los paisajes son realmente maravillosos! Me quedé impresionada con la foto que tomaste de las mariposas que esperan que se les seque las alas para poder volar... Me ha tocado una vez pasar por un sendero lleno de mariposas y es verdad que es muy emocionante... y parece al mismo tiempo irreal!

    ReplyDelete
    Replies
    1. La verdad es que fue una pasada, no me imaginaba que me gustaría tantísimo... ya estoy deseando volver...
      Lo de las mariposas es algo increíble. Me resulta inverosímil que un mismo animal pueda ser varios a lo largo de su vida.
      Gracias por comentar!

      Delete